Asombroso. Cuatro gatos (y la gran mayoría directamente implicados) entre el público del XX Descenso del Sella Adaptado, domingo 28 de julio de 2013. Menda Lerenda, vieja sellera retirada por mor de la maternidad (pero a punto de volver a ese ruedo, conste), se sonroja por ser la primera vez en su vida que se le ocurre seguir la prueba adaptada.

Objetivo, entonces del pasado domingo, asistir a la cita deportiva antesala de la Fiesta de les Piragües.

Primera fase: búsqueda de información. Tanto las previas de la prensa asturiana como los datos orales recabados directamente en el pueblo dejan bastante que desear. Primera pista de que el evento no genera demasiado interés general. Es solo una primera suposición, una hipótesis (igual no di con las mejores fuentes… Puede ser).

Segunda fase: ya en harina. En ruta. Vamos para allá. Como la información del periódico que utilicé para documentarme no fue muy precisa, pues nadie me libra de un par de vueltillas antes de dar con el punto de llegada del recorrido inicial no competitivo: Llordón. Sorpresa segunda (segundo mosqueo):  ni un coche en el camino, ni un problema para aparcar. Escasas personas (y casi todas ataviadas como organización y colaboradores o con toda la pinta de familiares y amigos de los piragüistas). Solo un medio de comunicación cubriendo la cita. Upsss: va a ser que esto del desinterés olido se torna en desinterés real. Qué pena. Y qué maravilla que nosotros, ajenos al evento deportivo, carguemos las tintas hacia el interés que falta.

 

XX Descenso del Sello Adaptado. Llegada de los piragüistas a Llordón (fin del tramo no competitivo).

XX Descenso del Sello Adaptado. Llegada de los piragüistas a Llordón (fin del tramo no competitivo).

Reacción: sobrepuesta a la triste sorpresa por la escasa afluencia, empiezan a llegar los primeros palistas. Y más y más. Emoción, alegría de ser testigo privilegiado de la superación de estos asturianos y quienes se les han unido desde otros lares para enseñarnos al resto lo que es de verdad deporte. Los ojos se van hacia la ‘adaptación’. Las niñas preguntan: tú les contestas lo mejor que sabes desde la responsabilidad de educar en igualdad, con la mayor naturalidad.

Conclusión: una gran experiencia personal. Un recordatorio necesario de esas otras realidades, distintas a la propia,  pero también tuyas, porque ‘adaptados’ somos todos. La pena, eso sí, pegada al cuerpo, porque tan pocos ‘ajenos’ nos hayamos acercado hasta la cita fluvial a compartir con estos grandes deportistas su día sellero.

Que viva la fiesta de les piragúes, como dice el pregón del día oficial, pero que viva más (porque ellos lo valen) este otro descenso oficioso.

( * Sirva este post de granito de arena para animar a la xente a bajar al río en la XXI Edición del Descenso del Sella Adaptado, a conocerla o ¡a repetir!).

Rosa Valle

Escritora y comunicadora, que haya terapia en las letras, su refugio y su esencia. Certezas azules en la mar, en los ríos —aqua summus— y verdes en el monte, las montañas, la natura.