Correr está de moda. Los tiempos invitan más a «tomar las de Villadiego» que un Martini. El tío bueno del anuncio saldría hoy haciendo running en vez de seduciendo con el vaso de vermú.

Ciertamente, está el ambiente como para echar a correr y no parar. «Nos sobran los motivos» para poner las deportivas a funcionar. El viejo jogging, su vástago footing o la tercera generación del término, el  running, -hablen del que prefieran, que todos son lo mismo- salen barato, que no gratis , porque ya saben, que gratis no hay nada, salvo que uno corra en pelota, que al tiempo… Son buenos para la salud (física y mental) y para la estética. ¿Qué más quiere? Un dos, un dos… ¿A qué espera? ¡Corra!

Corren las mamás barbies;  impecable y ceñido atuendo y resultados a la vista.  Y empiezan a emularlas las mamás Nenuco… con la esperanza (aunque no lo admitirán jamás) de que algún día les sirva la ropa de la Barbie.

Corren los maduritos tipo Baby Born y también los Ken. Más (en número) pero menos (kilómetros y frecuencia) los primeros que los segundos.

running

Los Barriguitas en edad escolar también corren, que la extraescolar de atletismo va engordando filas.

Abuelas de Famosa podrán toparse Udes. con alguna, pero son ejemplares de coleccionista, muy contados. Los abuelos pro jogging  abundan más que sus chicas y muchos de esos runner varones veteranos les dan mil vueltas y les sacan los colores a las barbies y los Ken.

Corren los curritos de jornada partida, al mediodía, si hoy no toca pádel.

Corren los deportistas y los vagos; los sacrificados y los hedonistas.

Corren nuestros políticos y nuestros parados. A ambos grupos les «sobran los motivos», pero los segundos tienen más tiempo por culpa de los primeros.

Corren los del culto al cuerpo y los del culto a la mente (porque parece ser que, ahora, correr fortalece más el espíritu; vamos, que correr y levitar vienen a ser casi lo mismo). Qué bien lo han hecho esos medios de divulgación, pero, sobre todo, el boca a boca.

zapatillas deportivas

No hay perfil de la fauna humana que escape a esto del running. Si Ud. no ha empezado, pida a Papa Noël las zapatillas deportivas, porque aún está a tiempo de despedir el 2013 resoplando y criando agujetas. La San Silvestre es su oportunidad para unirse a la horda de runners que nos empuja. Y si se aplica y pone arte, o se especializa en el salto de longitud, pues igual logra pasar directamente del 2013 al 2015 y evitarse un 2014 que se presenta… como para echar a correr.

Rosa Valle

Escritora y comunicadora, que haya terapia en las letras, su refugio y su esencia. Certezas azules en la mar, en los ríos —aqua summus— y verdes en el monte, las montañas, la natura.