Terapia de letras

Terapia literaria

La mirada de MariCruz

La mirada de MariCruz

La Casa de Cultura de Ribadesella acogerá del 1 al 15 de agosto la exposición “Ribadesella en la mirada”, de la pintora de Cuerres Cruz Collado, con poesías de Rosa Valle

MariCruz es la caña. Como mujer, como pintora, como profesional educadora, como viajera, como lectora y tentadora de caminos. Cruz Collado es mi amiga; es la hija de Tina la de Cuerres; es el alma de la Escuela Laboral Infantil El Bibio, de la que fue directora; es la madre de familia numerosa y la abuela de un miniclan aún más multitudinario. Dicen que los otros nos hacen de espejo. Me gusta pensar que ella pueda ser el mío.

Continuar

Conoce al ganador y los finalistas del XIX Concurso de Relatos Cortos Clarín de Quintes

Conoce al ganador y los finalistas del XIX Concurso de Relatos Cortos Clarín de Quintes

José Antonio Palomino es el ganador de la XIX edición del Concurso de relatos cortos Leopoldo Alas Clarín de Quintes (Villaviciosa), convocado por la Sociedad Cultural Recreativa (SCR) Clarín de Quintes (Villaviciosa, Asturias). Su relato Aprendiendo se impuso a los 262 relatos de España, Francia, Polonia, y Argentina que concurrieron a esta llamada literaria.

El jurado falló el premio el pasado viernes, 25 de octubre de 2019 en Quintes. Componen el jurado Carolina Sarmiento, María Collado, Jorge Villanueva, Marián García, Rafael Gutiérez Testón y quien suscribe, Rosa Valle. Coordina Reyes Ugalde, de la SCR Clarín.

Continuar

Tú conmigo

Larga vida al libro.

Asomé al mundo
y alguien lo registró en un libro.

Desde mis primeros recuerdos,
junto a mi almohada.
Compañero en mis noches:
ángel y amante.

Tuve hambre
y me zampé sus letras.
Dulces, agrias, insípidas…
He probado de todas.

Sentí sed
y la sacié con sus conocimientos.
Algunos colocaban.

Busqué un porvenir
y allí estaban ellos,
los libros,
herramientas.

A mi alma tocaron desamores,
lutos y otras penas.
Me salvó mi terapeuta de celulosa,
paño de lágrimas,
medicina, mago.

De mi vida nacieron otras.
Había que escribirlo.
¿Dónde mejor que en sus páginas?

Llegaron a ocupar,
dentro de mí, tanto sitio,
que alguno quiso salir.
Y lo hizo.

¿Y en la despedida?
Dejadme arder con uno,
para que sus cenizas,
fundidas con las mías,
se lleven el frío.

Yo me iré,
pero él SE QUEDA.

Todavía va a tener arreglo
el mundo…