Terapia de letras

Letras viajeras

Istria o «I Love Croatia Volumen II»

Hay lugares que a nadie dejan indiferente y no encuentran detractores. Uno de ellos es Croacia cuando de viajar se habla. Pisar ese país es empezar a amarlo. Nuestra relación con esa joya adriática empezó hace una década, cuando apuntamos hacia Dalmacia, corazón turístico del estado croata y se consolidó recientemente, con nuestra estancia este verano en la península de Istria. Es de esta última experiencia viajera de la que esta terapia habla.

Mar de Porec.

Mar de Porec.

Como he aclarado en otras terapias viajeras, ésta no pretende constituir una guía de la zona, ni siquiera un post de viajes, sino solo sensibilizar y poner en valor los atractivos de la zona como reclamo para el viajero.

We love Croatia.

Planeamos el viaje desde el norte de España volando con Vueling de Barcelona a Trieste (Italia). Asturias-Barcelona en coche, utilizando un parking económico de cuantos rodean el aeropuerto (son todos similares). El vuelo cumplió sin problemas, pese a las huelgas amenazantes y de las que no nos enteramos (viva el ‘empanamiento’).

Una semana.

Continuar

Verano azul

Pertenezco a esa generación de niños que se tiraban el verano sin plan alguno en la agenda, bajo la custodia de sus abuelos. Abuelos que cuidaban a los críos de 8 de la mañana a 9 de la noche (sábados incluidos), cuando acababa la jornada de mamá (porque eso de contar con papá para la guarda del crío…. son modernidades).

'Chalet con piscina, sí señor'.

‘Chalet con piscina, sí señor’.

El verano transcurría jugando semi-libres por los caminos en bicicleta, con tardes en la piscina de la vecina, bocadillos de foie gras y alguna serie en la tele. Y así día tras día. Da igual que fuese lunes que domingo. El planning no variaba mucho. La playa, ¡a tres kilómetros!, era esa gran desconocida.

El verano por montera con una de éstas.

El verano por montera con una de éstas.

Bicross de alto riesgo.

Bici-cross de alto riesgo.

Elegante pero informal en ¡la BH!

Elegante pero informal en ¡la BH!

En agosto llegaban las vacaciones de los jefes (papá y mamá). ¡Una semana! Ahí es nada. Los únicos días que se tomaban libres en todo el año (esos padres currantes, trabajadores por cuenta propia, sin concesión para el ocio) nos íbamos al pueblo. A 69 kilómetros que, sin autovía, se estiraban durante su rica horica y poco, entre vomitonas y paradas para airear en las cunetas de una hermosa carretera nacional de curva y contra-curva. Paisaje de eucaliptos grabado para siempre en mis recuerdos de guaja.

Esa semanita en la aldea con las primas y los chavales del pueblo, de pandilleo, sabía a gloria. Y traía alguna salida por los contornos, como mucho surcando carreteras hasta la Comunidad vecina. ¡Grandes viajeros! Je je. Crusoe a nuestro lao, un aficionao.

Continuar

Casas abandonadas siempre inquietantes o donde la curiosidad besa al morbo

Atrapan nuestra mirada desde la carretera. Detienen nuestros pasos siobre la acera. A los más atrevidos los invitan a entrar a fisgar en su esqueleto y carnes resecas. Se dejan hacer. Son las casas abandonadas. Las casas, los colegios, los paradores y otras guaridas muertas por desamparo.

`¿Venta

Mirilla para curiosos desde el otro lado.

Unas pocas resucitarán, a golpe de talón. empeño social o locura por algún afortunado que podrá orquestar la magia del proceso de devolverles la vida. Es muy posible que reencarnadas en otros usos: una iglesia que hoy es tienda de moda, una antigua escuela rural que sirve de asociación de vecinos, un elegante palacio en donde ahora vive un hotel…

Edificio en venta en estado de abandono en la plaza de la iglesia de Ribadesella.

Edificio en venta en estado de abandono en la plaza de la iglesia de Ribadesella.

Allá donde mores, te acompañará alguna construcción moribunda. Según estés leyendo este post, debería venirte a la mente al menos una no lejos de tu casa. Dos, tres… cuatro… según abres el zoom. Si no encienden tu curiosidad y activan tu imaginación para reconstruir o inventarte su historia, la vida vivida en aquel lugar que un día fue lustroso, el despropósito que la llevó a morir de desolación y el futuro para el que aún está a tiempo antes de que caiga sobre ella la guillotina de la detonación que la llevará a su disolución definitiva, hazte ver tu interior. Pídele polvo a las hadas, porque estás vacío de curiosidad. Haz un pedido urgente de alma de niño.

Continuar

Motos

Pululan por las redes sociales los beneficios de moverte en bicicleta, medio de locomoción y práctica deportiva tan en boga. Si no le das al cycling o al running no eres nadie, amig@; no molas un pimiento del piquillo. Que si en la bici vuelas, que si estimulas la circulación, ¡no contaminas!… La caña de España tirar de dos ruedas sin motor. Asfalto o montaña, el viejo medio arrasa en popularidad. No así su prima motorizada, que ya es otro cantar. Desplazándote en moto, ni haces tipín, ni movilizas tu sangre, ni cuidas el medio ambiente y encima tienes más probabilidades de irte al otro barrio al mínimo percance. Humm… práctica poco aconsejable y difícilmente defendible la de andar en moto…. Voy a enrollarle unas letras a ese gusano. TERAPIA.

Moto Continuar

A mariña lucense de Foz a Viveiro: calidad galega bruta de agua y arena

Quien busque turismo de mar y playa de calidad que marque en rojo la mariña lucense en su mapa. No he dicho sol, que eso es lotería en el Norte de España, por mucho que cacareen los abanderados de «microclimas», pero atalayas bellas de arena blanca, fina y mullida, donde hasta las esculturas de arena de los niños salen mejor, y aguas limpias y transparentes el visitante encuentra allá donde pose el pie en este trozo de costa gallega. Bastante menos laureada y, por ende, transitada por los turistas (no existe un uso turístico intensivo de este  litoral) que las mariñas coruñesa y pontevedresa. Ell@s (los turistas) se lo pierden, porque la costa de Lugo, 220 kilómetros de Ribadeo a O Vicedo, puede presumir de bien conservada: a su uniformidad se suma el hecho de que es la menos urbanizada de Galicia en su primer kilómetro.

Sirena de San Cibrao: leyenda y encanto pesquero.

Sirena de San Cibrao: leyenda y encanto pesquero.

Esta terapia de LETRAS VIAJERAS recoge, a vuela pluma, algunas impresiones del espacio marítimo comprendido entre Foz y Viveiro. Recuerdo que este website no es un blog de viajes ni lo pretende, con lo que al viajero que precise información sobre el destino, le remito a otros lares especializados de la blogosfera, que hay muchos y, algunos, muy buenos. Mi idea es compartir emociones vestidas de pistas, que prendan en el lector el deseo de la escapada a los lugares que, desde esta página, pongo en valor.

Continuar