Terapia de letras

Fototerapia

En el nombre del padre

Feliz día a los padres que no son padres de un día ni por un día, sino 24 horas con sus días y sus noches (éstas, las noches, puntúan doble en los primeros años, ya se sabe).

Feliz día a los padres que son 50% y a los que, por desgraciadas circunstancias de la vida,  les ha tocado ser también madres en otro 50%.

A los padres que jamás imaginaron que ser padre da tanto y llena tanto.

A los padres desprendidos y generosos, vigías y cimiento.

A los jefes de la casa, en el sentido cariñoso, que no autoritario de «jefe».

Papá.

A los papás-gallina, siempre pendientes de calentar el nido.

Continuar

Naranja: dama acidulce del frutero invernal

Tiene la fruta un componente terapéutico (sí, también el chocolate y sus familiares, pero hoy no toca) y el de la naranja puntúa doble. A ver qué ácida dama endulza y amarga al tiempo según hacia dónde y cómo se cargue.

Reina de los zumos…
… y del baile de invierno. Eligió la temporada aliada del cutis y por eso se conserva tan joven. Se conserva … y conserva (véanse sus alabadas propiedades antioxidantes)
Sempiterna, clásica, frente a las modas frutales.
Inventora de la Vitamina C y por ende, bruja frente a los catarros.

melada casera de naranja.

Mermelada casera de naranja.

Antojo saludable en estados de buena esperanza.
Cenicienta al lado de la hermanastra Fresa en los caramelos.

Continuar

Libélula con varita

Pruebe a escribir «Libélula» en el amigo Google. El buscador le devolverá grupos de teatro, nombres de canciones, concursos fotográficos y otras manifestaciones artísticas. El elegante insecto estimula bautizos por doquier en el mundo de la cultura… Por algo será.

Antigua, animal con solera.

Inofensiva con sus insignificantes  (léase «humanos»), depredadora de contrincantes de altura.

Piloto veloz y de precisión (ya quisieran los helicópteros).

Hermosa y exótica.

Buena moza (ocho centímetros sin tacones; en la NBA de los bichos).

Gusta de la cercanía del agua y el calorcito (invierno para quien lo quiera).

Mal llamada por ignorancia biológica «Caballito del diablo», por confusión son sus primas hermanas, esas «Señoritas».

 

Libélula

Libélula: «Anax Imperator».

Un prodigio de insecto, vaya. Me lo pido si me proponen una reencarnación invertebrada.

Desde el verano una «anisóptera» -que es como con menos encanto pero más rigor la libélula se llama- planea por mi jardín. Deduzco que es la misma, encantada con este largo estío que la Presidencia del clima nos ha regalado al Cantábrico este año. El pasado fin de semana me acompañó mientras lavaba el coche (yo; la libélula es amiga, pero no tanto).

Su tamaño invita a no acortar la distancia, pero su belleza, comportamiento y artes aeronáuticas se revelan irresistibles encantos ante los que sucumbes. Y sonríes reconfortada. Has visto pasar ese hada que te entrega un segundo de ingravidez, de insustancialidad, de fuera de órbita. Teletransportada al «Érase una vez…»

Y me acuerdo de mi nenúfar, que también está al lado.

HortiTerapia

Tercer Premio en el certamen de la Huerta en Quintes 2013.

Tercer Premio en el Concurso de la Huerta y la Planta de Quintes 2013.

Sabor, color, olor. Alimentación saludable. Dieta. Mercado… Tomates, calabacines, pimientos, patatinos y demás frutos de la huerta evocan todas estas etiquetas. Pero pensando en la huerta familiar surgen otras al rascar esa primera capa visual y comercial, etiquetas que pongo en valor en Terapia: mimo, trabajo duro, cultura, tradición, familia, vecindad, pueblo, gasto, aprendizaje, investigación.

Huerta ganadora del 28 certamen de Quintes (2013), bajo filtro gráfico.

Huerta ganadora del 28 certamen de Quintes (2013), bajo filtro gráfico.

Con todos estos valores que implica la dedicación esmerada a la huertina propia me quedo. Y añado al etiquetado «exposición», la de la Huerta y la Planta Ornamental que desde hace 28 años viene organizando la Sociedad Cultural Recreativa Clarín (SCR Clarín) de Quintes (Villaviciosa, Asturias). La reciente celebración de esa cita, los pasados 21 y 22 de septiembre de 2013, ha sido la excusa para esta fototerapia. Cuánto trabajo dan esas huertas, pero cuánta satisfacción. Sano para cuerpo y cabeza, pura terapia.

Segundo Premio en el certamen hortícola de Quintes 2013.
Segundo Premio en el certamen hortícola de Quintes 2013.
Cuarto premio en Quintes 2013 huerta.

Y el cuarto premio. Enamorada de eses fabes moraes.

 

Una de las composiciones hortícolas más bellas del certamen llevado a esta fototerapia.

Una de las composiciones hortícolas más bellas del certamen llevado a esta fototerapia.

Septiembre: el mes de las ‘vueltas a’

Septiembre en la playa de La Ñora. Resistencia personal a  volver a las obligaciones y despedir las devociones.

Septiembre en la playa de La Ñora (Villaviciosa, Asturias). Resistencia personal a volver a las obligaciones y despedir las devociones.

Vuelta a la oficina.

Vuelta al cole.

Vuelta al invierno.

Vuelta a hacer encaje de bolillos para engranar horarios mil que pasan por uno.

Vuelta a retomar proyectos personales aparcados o iniciar propósitos.

Vuelta a la ansiedad, al vértigo.

VUELTA A LA RUTINA, maldita y bendita.

Septiembre es el mes de las vueltas a; más que enero. Enero tiene la fama y septiembre carda la lana.

Suerte en este viaje de vueltas. Vamos a necesitarla. Porque este septiembre que empieza podrá parecerse a otros previos, pero es nuevo. Único. Continuidad y comienzo: cada cuál que cargue sus tintas donde prefiera.

Adiós a las vacaciones.

Adiós al verano.

Adiós al descontrol.

Adió al “yo pospongo”.

Adiós al relajo.

ADIÓS A LA IMPROVISACIÓN, bendita, bendita y mil veces bendita.