Naturaleza casi muerta  (Alfaguara, 2010). Si a uno le gusta la novela negra y Carme Riera (Palma de Mallorca, 1948) y se topa con este libro, dirá «¡bingo, ésta es mi lectura!». Eso fue lo que me pasó recientemente al hallar, sin buscarlo, un ejemplar en la Biblioteca Municipal. Bien, pues una vez consumido, concluyo «no exactamente». Y me explico en esta humilde reseña o compendio de impresiones que comparto en Terapia literaria.

Por una parte, si te encandila la autora, cuesta encontrar su esencia en esta obra. Por otra, si tu gusto personal por la novela negra española va por Lorenzo Silva, Andreu Martín, Manuel Vázquez Montalbán… Humm. A su lado, la incursión primera de Riera en el género se queda. Le falta. Se lee a ritmo, con interés, pero no es plena. Se nota que es la novela de, dicho con todos los respetos que esta gran literata me merece, una escritora novel. Entendámonos, que chapó las otras novelas de Riera, pero su novela negra… Que otras dan más en el corazón del género. Y menos también (y con creces; que en la novela negra hay mucha ponzoña y no es éste el caso). De hecho, la misma autora avanzó en su día, al terminarla, que no iba a hacer más novela negra porque le parecía «muy difícil». Así lo manifestó en febrero de 2012 en una entrevista en La Vanguardia.

A la escritora balear la  conocí a través de sus novelas  El verano del inglés (2006) y La mitad del alma (2004) . Esta última, me conquistó por su belleza y hondura. De hecho, la he regalado varias veces a mi gente lectora. La recomiendo en primera línea.

A la ficción desde un hecho real

Como han hecho plumas referente en el género negro español como Andreu Martín, un hecho real, la desaparición de un alumno Erasmus francés de la Universidad Autónoma de Barcelona, Romain Lannuzel, en noviembre de 2007, da pie a Carme Riera a desarrollar esta obra de ficción. En la vida real, la autora es catedrática de Literatura en esa Universidad.

Con este libro, la que es miembro de la Real Academia Española, debutó en el género policiaco. Ha sido rigurosa en seguir las reglas del juego del género, así reconocido por el mismo Andreu Martín. Riera admitió que escribir esta novela fue lo más difícil que había hecho hasta el momento, ya que uno «no se puede saltar las normas del género».

Portada de "Naturaleza casi muerta."

Portada de «Naturaleza casi muerta.»

De esta novela han dicho los críticos y novelistas de lo negro en España que «guarda muy bien la intriga y la tensión», de principio a fin. Lo suscribo.

Crítica social

Aprovecha Carme Riera la trama para mandar mensajes a una Universidad española que piensa que está «fatal» porque «no apuesta por la investigación». Los hechos de ficción coinciden con las protestas contra el Plan de Bolonia que hubo en 2008, un plan que Riera cree que es un desastre. «Estoy absolutamente en contra; se ha rebajado mucho el nivel de la enseñanza», afirmó en su día.

Para escribir esta novela, Riera se pasó dos años leyendo a los mejores del género, entre ellos a Donna Leon, Camilleri, Mankel y a Larsson, cuya famosa trilogía Millennium no le gustó: «Hay mucha paja en sus novelas». Esta aseveración me sorprende muchísimo, por mi personal coincidencia; humilde lectora, la suscribo. Pensaba que era yo un bicho raro, ya que esa trilogía ha encandilado a lectores de todo pelo de todo el mundo. Bueno, pues resulta que también hay detractores de Millenium y detractores autorizados de alta pluma.

Riera sigue la estela de Lorenzo Silva al romper el viejo tópico de que tenemos fuerzas de seguridad casposas y aún bajo la estela franquista (en esta novela, se retratan los Mossos de Esquadra). El personaje de la subinspectora Manuela Vázquez (un guiño a Vázquez Montalbán) es licenciada en Psicología, por ejemplo. Personajes cultos que nada tienen que ver con una imagen bruta de guardia civiles y policías de otros tiempos.

Para escribir la novela, Riera hizo trabajo de campo en la policía autonómica catalana y se quedó asombrada del «nivel de los agentes». Algunos con carreras, varios idiomas y «encantadores», según comprobó la autora.

Una última puntilla. Como comunicadora, al titular de la novela observo que le falta gancho. El titular está justificado después de que uno la lee, pero me parece bastante mejorable.

 

Rosa Valle

Escritora y comunicadora, que haya terapia en las letras, su refugio y su esencia. Certezas azules en la mar, en los ríos —aqua summus— y verdes en el monte, las montañas, la natura.