El «aprecio» es un grado importante en las relaciones interpersonales. Las redes sociales nos ayudan a no perder de vista ni trato a aquellos a quienes apreciamos en los distintos frentes de nuestra vida; pero principalmente útiles se revelan para echarles el lazo, y mantenerlo en su justo punto de pretura, con nuestros apreciados de entornos extraíntimos.

Dice la Real Academia de la Lengua (RAE) en la acepción 3 de su Diccionario de la Lengua que el «aprecio» es la «estimación afectuosa de alguien».

Hay afectos reales, sinceros, y afectos fariseos. A ligar con los segundos afectos también ayuda la 2.0. Allá a quien le interese ese jabón y quien quiera dejarse enjabonar en ciertos ámbitos.

Incidencias.29Pienso que el aprecio es sentimiento adulto. El cúmulo de aprecios crece con la edad … así como el de desprecios.

Sobre esto del desprecio dice el refrán que «no hay mejor desprecio que no hacer aprecio»: el pago con la indiferencia es el que duele más,  lo que nos da idea de la alta importancia y peso del aprecio en nuestras vidas.

Cuánto nos reconforta sentirnos apreciados. No basta con ser queridos. Aprecio y amor no van siempre de la mano. Cuántos amores hay con «afecto» pero sin «estima». Y esta última, la estima, es alimento para desarrollarnos y afianzarnos en lo que somos o tratamos de ser.

Rosa Valle

Escritora y comunicadora, que haya terapia en las letras, su refugio y su esencia. Certezas azules en la mar, en los ríos —aqua summus— y verdes en el monte, las montañas, la natura.