Vergüenza

Vergüenza de vivir en este supuesto Primer Mundo en el que hay que dar las gracias por haber caído. Vergüenza por ser ciudadano en esta parte  -en otra no debe de ser muy distinto, porque la bola entera está hecha unos zorros-. Vergüenza de caminar en una mayoría que tiene todos los días algo que llevarse a la boca, que duerme bajo techo, que abre un grifo y sale agua. Deberíamos sentirnos afortunados, incluso alegres, por ello, pero nos embarga la vergüenza.

Shame!

Shame!

El drama de los refugiados sirios nos toca de cerca y copa las redes sociales, esas en las que hoy pasamos ya casi la mitad de la vida -qué digo casi….-. Por eso sacude nuestra conciencia. La mayoría de este Primer Mundo está ya acostumbrada al drama del Tercero. «Pobrecitos negritos que se mueren de hambre».  Hemos asumido su desgracia (es fácil: es ajena).  Vergonzosamente nos hemos acostumbrado a esa sinrazón.  En nuestras cabezas se ha instalado que su vida (su muerte temprana) no tiene solución… cuando la tiene.

Leer más »

Formación WordPress + buenos profesores= proyectos en Internet

A punto de cumplir un año de vida, para TERAPIA DE LETRAS es todo un acicate atropar en la blogosfera letras cómo éstas:

«terapiadeletras.es es un blog que es en nuestra opinión (sobre todo en la de quien escribe) una alegría para nuestra mente y nuestros sentidos. En él Rosa Valle (@RosaMValle) reflexiona sobre temáticas de lo más variadas. Una válvula de escape, una terapia basada en la letra… ¡y qué buena letra!»

… por parte de quienes me facilitaron  los conocimientos teóricos y prácticos (las herramientas) para construir este modesto blog personal, sencillo en su forma y enredado, admito y trato, en su contenido.  Me refiero a los  promotores y profesionales de [Q] Interactiva, empresa asturiana especializada en diseño gráfico/web y contenidos multimedia, fresca, seria, dinámica, innovadora y curranta como pocas.

Mi oficio de comunicadora me acercó un día a esta joven firma cuando me ocupaba del suplemento sobre Innovación y TIC, Innova, del diario El Comercio. Con este artículo que elaboré entonces sobre su innovador hacer y sus éxitos allande Asturias se inició una relación de mutuo aprecio profesional que hoy felizmente continúa.

Terapeuta creando. Leer más »

Cuaresma: un ‘chute’ de espiritualidad verdadera

Nos sobran los alimentos de los que ayunar en marzo de 2014 sin necesidad de ser católicos, ortodoxos o anglicanos. Es tiempo de Cuaresma. Tiempo para hacer dieta de egoísmo, de placer vacío, para alejarse de la ley del mínimo esfuerzo, de la vagancia supina, de la abulia espiritual.

«Acuérdate de que eres polvo y polvo has de volver» (Gen, 3.19). Despertamos de los excesos de Don Carnal hoy Miércoles de Ceniza. La cruz de ceniza en la frente simboliza la destrucción de los errores del año anterior. Quién no tiene equivocaciones, temores, penas, dolores… que disolver.
Cuaresma Leer más »

Play Station 4 (PS4), reina de hoy: brillos y sombras

Los autoReyes se adelantan y llegan hoy a algunos hogares. Son los de los «psperos» más madrugadores, que han movido hilos y/o pies para tener hoy el flamante aparatito en su última versión en casa. Ta-chan, ta-chan: con Ustedes hoy, la PlayStation 4 (PS4). Lujo, capricho, regalo, inversión (bauticen Udes., para no herir sensibilidades) al alcance de no tan pocos como por el contrario y en contra de los tiempos pudiera parecer.

Los 'psperos' más madrugadores. Ticket de reserva de la consola.

Los psperos más madrugadores. Ticket de reserva de la PS4 en un centro comercial.

Varones adultos de taitantos, principales consumidores de este producto -la media de edad del perfil ronda los 35 años- están a punto de comprobar sus aireadas virtudes, las nuevas features que este centro de entretenimiento incorpora en la nueva versión. A saber:

Principales novedades

  • Integración total con la red de redes sociales, facebook. La Play fortalece su vocación social. ¿Objetivo? Unir y extender su comunidad de jugadores. Y qué mejor sitio que el monstruo Facebook. Si para los usuarios de 2.0, es ésta una característica interesante, para el psepero lobo solitario anti-socialmedia, ni frío ni calor. Aunque…. igual debería de empezar a sentir frío…
  • Descargas en segundo plano. Mientras el usuario juega, se puede estar descargando otro juego, por ejemplo. E instalaciones por bloques, o mínimas, para empezar a jugar. El objetivo de Sony es evitar las esperas interminables que implican algunas instalaciones software, muy presentes en esta nueva generación.
Desembalando la recién llegada.

Desembalando la recién llegada.

  •  Control por voz, que viste pero no hace monje. Así que usted dice: «Jugar al Fifa» y el juego arranca solo.
  • Control remoto. Se puede jugar utilizando como monitor la PSP Vita (la consola portátil de Sony).
  • Se han aplicado con la movilidad (parece ser que va a ir de cine... o casi).
  • Ahora se puede acceder a la tienda online (PSN) y comprar juegos desde cualquier sitio. La consola, ella solita, se pone a descargarlo en cuanto recibe la orden.

Calabaza

Consumidores somos, y ciudadanos y receptores. Y, como a tales, se nos presupone un espíritu crítico, por poco que a cierto marketing industrial le convenga. ¿Qué está pasando con la I+D+i en el videojuego en particular y en el software en general? ¿Podemos concluir que «ya no se hacen las cosas como las de antes»?

¿Están siendo las grandes empresas todo lo serias que debieran en sus procesos de desarrollo?

Ejemplo simplón va, de primer curso: el catálogo de inicio de la PS4 NO incluye el juego de carreras de coches Drive Club ni ningún otro sustituto… imperdonable: ¡ni un triste juego de coches! ¿Dónde está ahí el buen marketing? ¿Hubo prisa…? Sony avanza que saldrá «en 2014». El que era valor principal en las campañas de marketing previas al gran día de hoy,  se cayó de la versión 4.

Tristemente, cada vez son más frecuentes los parches del día cero para solucionar (incluso incluir) funcionalidades prometidas que no se incorporaron por falta de tiempo en el producto publicado.

¿Juguete para niños?

Los Reyes que no la hayan encargado aún para los niños ya pueden empezar a cargar el camello de PS4. ¿¿??? Total, un juguetico de entre 399 y 499 euros (según la pericia del rey rastreador)…

Seamos serios: ¿es este artículo tecnológico para niños? Pues debe de serlo, porque está en todos los catálogos de juguetes para Reyes. Lo peor es que ¿no nos sorprende? Ahí lo dejamos. Cada cual que haga su lista (de Reyes).

Dinerito

Cualquier videojuego tiene corta vida, de ahí el precio de estos cacharritos. Un juego cinco estrellas, es decir, un título potente que se sabe que va a ser un superventas, conquista sin despeinarse el 80% de la venta total prevista durante las primeras semanas. Pasado el primer mes, la demanda prácticamente se agota.

Lista para el test de las nuevas features y la detección de bugs.

PS4 descorchada. Lista para el test doméstico de las nuevas features y la detección de bugs.

Las compañías apuestan cada vez más por la descarga (previo paso por caja) de contenidos adicionales descargables (mapas, más niveles, más coches, más armas, trajes… depende del juego en cuestión) para alargar la vida efímera de estos productos. La moda ahora está en los «pases de temporada». Adelantas 50-60€ y te permiten descargar TODO ese contenido, que suele ir llegando a cuentagotas a lo largo del primer año de vida del juego.

Vamos, que el bolsillo del usuario ya puede tener parné, porque, al final,el precio final de un juego completo excede fácilmente los 110-120€. Es una industria que no deja de reinventarse, lo vemos.

Videojuegos, el chocolate del loro

Es ésta una industria anticíclica en términos económicos, por cuanto que va en  dirección contraria. Cuando la economía baja, ella sube. Hablamos de un sector, el del videojuego en España (hardware, software y periféricos), que alcanzó los 822 millones de euros en 2012, según los datos recopilados por Gfk para aDeSe.

Cifras que consolidan esta industria a la cabeza en el ocio audiovisual e interactivo en nuestro país; cuarto puesto del ranking europeo en términos de consumo, por detrás solo de Alemania, Reino Unido y Francia, y sexto país a nivel mundial y con perspectivas de seguir creciendo.

 

 

Etiquetas

Repelo las etiquetas. Me dan alergia y me cabrean. Reivindico el básico y simple derecho al pensamiento propio que no tiene por qué alinearme con nada ni con nadie. Ni con siglas políticas ni con las de otras instituciones civiles o religiosas.

Y lo mismo que alzo la voz contra la etiqueta y las máquinas humanas etiquetadoras, la levanto contra el desetiquetado y quienes lo practican. «Si X dice esto, no puede pertenecer a aquello; X va de uno y luego es lo otro». Pero qué manía. Respetemos y fomentemos la diversidad. No constriñamos y vayamos a la simplificación fácil.

¿Por qué uno no puede ser cristiano y rojo? Conservador en esto y requete-izquierdista en aquello. Empollón y el rey de la fiesta…

Etiquetas.

Etiquetas.

Me indigna el radicalismo de quienes se amparan en las etiquetas para ningunear a quienes les dan mil vueltas en diversidad. Y no solo se amparan (los etiquetadores), sino que presumen-de.  Me da igual de qué parte de la Yenka procedan esos intolerantes (de la izquierda o de la derecha, de arriba o de abajo).

Etiquetas sociales

Ir contra las etiquetas en un mundo global que todo lo etiqueta no es moderno. Internet promueve las etiquetas. Si publicas, etiqueta tus contenidos, te pide la Red. Mas si pasas por este aro, etiqueta bien y con chapeta, que decimos en mi pueblo (con tino).

Internet está plagado de etiquetas y pide más.

Internet está plagado de etiquetas y pide más.

Desde esta faceta trivial (o no tanto) de la Red, por eso rechino cuando me etiquetan en Facebook. ¿Por qué, para qué?

También es cierto que las etiquetas nos hacen sentirnos seguros. Ese saber dónde va cada pieza del puzzle colectivo nada más avistarla. Vivir sin etiquetas es casi hasta osado en una sociedad que nos sitúa y encasilla a la mínima. Quieto ahí y no te muevas.

Por eso, porque no me gustan las etiquetas, trato de no etiquetar a los demás. Recomiendo el ejercicio, en el que seguro que estoy lejos de ser buena alumna. Es tremendamente injusto etiquetar, nos cierra y, a veces, incluso va de la mano de la mezquindad.

Cuando superemos esa tendencia humana etiquetadora in crescendo en tiempos convulsos –hoy el rebaño se deja y la máquina etiquetadora del pastor echa humo-,  evolucionaremos hacia la tolerancia que emana del reconocimiento verdadero (y no de boquilla) de la diversidad humana y social.

Entretanto practicamos ese ejercicio de tolerancia, que nos etiqueten lo que quieran. A nos, plin.

Ojito, que lo contrario de lo que esta entrada practica, abrazar las etiquetas, nada tiene que ver con saber de qué lado estás, estamos… Eso, para otro post.