¿Tienes una oveja roja en tu familia? Ojito…

Ni las negras ni las moradas. Las ovejas chungas son las rojas. Lejos de ahogarse en su propio veneno, saben echarlo muy bien hacia fuera y causar indignación, queme, impotencia y dolor, por este orden riguroso, allá donde meten sus pezuñonas

Qué complicado es cuando el diablo te pincha con la tridente (repetidas veces y en las partes altas y bajas) dominar los instintos. Esas máximas de «no hay mejor desprecio que no hacer aprecio», «no te rebajes a su nivel», «no le entres al trapo, que es lo que desea» se tornan difíciles de aplicar en esa tesitura.

Siempre he tenido claro que, cuando una mala persona quiere hacer el mal, no hay forma de impedírselo. Si un tío quiere entrar allá donde sea con una pistola y causar una carnicería, no hay política de seguridad ni policía ni mucho menos concepto sobrehumano (justicia, ética, moral) que lo impida. Es muy fácil hacer el mal. En el mundo grande, en el mundo pequeño; en la política, en la empresa. En la familia.

Engendro híbrido de demonio y oveja roja.

Engendro híbrido de demonio y oveja roja.

Leer más »

Tata

Solo tú me llamas así. Y me gusta. El otro día me paré unos segundos a sentir esa evidencia cuando te dirigiste a mí por esas cuatro letras, “Tata”, en vez de por mi nombre propio en un grupo de whatsapp. Cuando naciste, hace 19 años no existían esos inventos de la nueva comunicación que, ya ves, tienen su parte buena. Véase este contacto que a los viejóvenes esa app nos permite mantener con vosotros, los jóvenes. A frase de whats, te tengo siempre cerquita.

Hoy cumples casi la mitad de mi vida. “Diecinueve años, quién los pillara”, diría el abuelo. Yo también te los cambiaba por los míos, aunque ahora se estile más eso de decir que cuanto más vieja seas, etapa más feliz (por lo de plena) que estrenas. Vaya cuento chino. #marketingpersonal.

Andrea

Leer más »

Primas

A medio camino entre los hermanos y los amigos, constituyen un activo fundamental en nuestra vida en aquellas sociedades donde la familia es peso-pesado en la estructura socioeconómica del país y alma adentro en cada individuo. Se trata de los primos. Si a los amigos, como al cónyuge, los encuentras en la calle, estos –los primos- vienen pegados a tu cuna. Los quieres o se te atragantan, los buscas o los alejas. En este lote, como en otros, mejor calidad que cantidad. Va por mis primas esta TERAPIA.

Acuarela -Primas-

Acuarela -Primas-

Imprescindibles en la infancia como compañeras de juegos. Ay, esas vacaciones en el pueblo, compartiendo experiencias de aquellas que permanecerán en nuestra caja de los recuerdos y llenarán posteriores sobremesas. Y las correrías adolescentes -en pareja o pandilla- cuando las hormonas empiezan a zapatear.

Leer más »