Fin de curso

Cada 19, 20, 21 de junio es fin de curso. Da igual que ya no vayas al cole, da igual que no tengas hijos que vayan. La llegada del verano produce esa sensación de cierre, de corte, de que un tiempo, muy parecido a otros anteriores y sucesivos, se ha ido para siempre. Finito.

Y ante la marcha hacemos balance. Un balance que no es tan jodido (perdón) como el de Fin de Año, pero que tiene en común con este revolvernos por dentro. Qué hemos hecho, qué no hemos hecho, somos un año más viejos (sí, nos da por ponernos en junio un año más, aunque no toque en el calendario del año ni en el nuestro)…

Leer más »

Premiada

… tras una tarde de cuento

La pasada semana la terapeuta, en calidad de escritora amateur de cuentos infantiles, acudió a leer los dos últimos de su cosecha a los alumnos del segundo curso de Primaria del Colegio La Asunción, en Gijón. Mi maravilloso público me ha agradecido el cuentacuentos regalándome decenas de dibujos de su creación, con mensajes preciosos que me quedan grandes.

Totum revolutum de dibus.

Totum revolutum de dibus.

Leer más »

Señoritos

Nació este blog para compartir algunas certezas de la vida vivida. Algunas de esas certezas te esponjan y otras te arrugan. Frente a estas últimas, las certezas chungas, no queda otra que tirar de bizarría y pateleta. El derecho a la pataleta, tantas veces reinvindicado en Terapia de Letras. Qué sería de esta terapeuta de palo sin él… Una escena costumbrista (qué pena no haber tenido cerca a Goya para inmortalizarla) contemplada a mi pesar me lleva hoy a ejercer nuevamente este derecho. O eso…. o echarle las manos al cuello al protagonista. Sin duda, escribir esta terapia resulta bastante más inocuo.

Marrano

En pleno siglo XXI (qué manoseada tenemos esta expresión), sigue habiendo señoritos en este país y sus feudos. Fíjense, hasta en la tierra del minifundio, donde esa raza no prendió tanto como en las faldas de España. Señoritos que tiran la mierda al suelo y, al verse afeados, la ponen a cubierto, para que otro la recoja. Lo peor es se jactan en voz alta de su hazaña. Líbrenos Dios de estos fracasos educativos con piernas (¿o serán patas?) que algunos de nuestros congéneres crían en sus casas. Porque tras el gesto, incívico y prepotente del marrano, veo unos progenitores de esos a los que habría que retirar los puntos del carné de padres. Vaya fiasco de hijo, vaya fiasco de padres. Líbrenos Dios, repito, de calentar esos nidos.

Si el de arriba (o el de abajo), castigan, que apunten hacia estos pijos del XXI. Si los jefes del destino aceptan sugerencias, que anoten una: que el camino lleve a los señoritos a limpiar la mierda ajena para ganarse la vida, ya verán lo que presta.

Educación, respeto y humildad hacen persona.

Si tras leer este post, piensas que tu abuela, tu madre, tu padre, se hubieran avergonzado de ti si hubieses sido la inspiración de esta historia, enhorabuena. Es que han hecho un buen trabajo.

PaCiencia

Es reina de las virtudes. Y no me extraña. Quien sepa cultivarla tiene un tesoro de salud mental y física. Esta terapia habla de la paciencia; del latín, patientia.

La paciencia es la capacidad del ser humano para soportar contratiempos y dificultades a la espera de lograr algún bien. Es la virtud de quienes saben sufrir y tolerar adversidades con fortaleza y sin queja.

No se confunda con pasividad ante el sufrimiento. Es fortaleza para aceptar con serenidad, sin lamentarse, el dolor y las pruebas de la vida puñetera.

Paciencia

Es un rasgo de la personalidad madura. Y de la inteligencia: las personas pacientes saben esperar con calma a que las cosas sucedan, ya que piensan que a las que no dependan estrictamente de uno, no se les debe otorgar tiempo.

Leer más »

¿Qué está haciendo nuestra historia con la asignatura de historia?

Me gusta la historia. Tengo muy presentes aquellas clases durante el BUP y después en la Universidad. Me marcaron más las primeras, por la edad que tenía cuando las recibí y por la revelación de lo que se me contaba. Buena parte de la historia que estudiamos hablaba de guerra. De guerras. Con las que más se explayaron en los planes educativos que nos tocaron a nuestra generación fueron la I y II Guerra Mundial. Por nuestra Guerra Civil, la Española, se pasó mucho de puntillas. Manda narices. Ya sabéis, no daba tiempo a dar todos los temas que venían en el programa curricular. Y los últimos (se siente…) pues quedaban sin dar o se daban en plan píldora express. Lo mismo pasaría en los años sucesivos,  durante la carrera. Igual te tirabas tres semanas estudiando hasta con qué frecuencia los romanos iban al baño  y luego con suerte llegabas hasta la I República Española, pero de ahí pa-lante era todo un batiburrillo vertiginoso, que no te acababas de enterar de qué historia habían vivido tus abuelos y tus padres, leñe. Y luego aprenderíamos lo importante que es conocer nuestra memoria. “No puedo vivir sin memoria”, que dice la canción de Víctor Manuel. Virgen de la Ventolera, para qué vamos a hablar de la sinrazón de los programas educativos que bailan al ritmo de las sucesivas leyes…

Edición actual de un libro de Social Science de Sexto de Primaria.

Edición actual de un libro de Social Science de Sexto de Primaria.

Leer más »

Ayer y hoy de la vuelta al cole

Divagaciones de una madre vendida-a (pero que reniega-de) el sistema

Cuando yo era niña, me encantaba volver al cole en septiembre. Forrar los libros con mi madre, el olor de su celulosa, elegir la mochila y el estuche a estrenar (¡las pegatinas para poner el nombre!), conocer a la nueva profe, reencontrarme con las amigas. No sé si estabas tú también en ese ejército de retornados felices

Material escolar.

También es cierto que los planes de mi verano no eran para tirar cohetes: buscarme la vida para entretener días todos iguales, libre en mi parroquia: juegos, caminos, prao, sol, piscina (de la vecina), bicicleta. ¡Y una semana de vacaciones en la aldea de mi padre a 60 kilómetros de mi casa! No tengo queja. Fui feliz. Tuve, tengo, unos padres currantes, trabajadores por cuenta propia, de gustos sencillos y con prioridad “el trabajo”.

Los neños que hoy criamos en esta vera en el estío van a talleres de mil y un contenidos –algunos con (que no “en”) inglés (de Cuenca, pero inglés al fin y al cabo)-, campamentos urbanos (los llaman); no hay playa que no conozcan; asisten a los dos mil y dos eventos lúdicos y culturales que organizan en su pueblo o ciudad; cada fin de semana tienen un plan turístico cuando sus padres aún trabajan y, en cuanto a sus progenitores les pintan vacaciones, marchan a conocer país o mundo.

Leer más »

La educación española y sus ‘viejunas’ metodologías: ¿innovación: eso qué es?

La innovación en las metodologías para el aprendizaje brilla por su ausencia en algunos centros educativos españoles (creo que si aquí pongo un «muchos», acierto sin que medie consulta estadística), especialmente a partir de Primaria. En el mejor de los casos, algunos profesores -quiero creer que por iniciativa propia- prueban alternativas al viejo empolle que resultan chapucillas: mezcolanzas donde ni los materiales ni el contenido están claros ni encajan en tiempo. Resultado: ¿el triste «virgencita, virgencita, que me quede cómo estoy»? Qué pena. A estas alturas y en centros que presumen de su reputación académica. Rancio abolengo.

Ésta es la perspectiva de  múltiples familias, entre las que me incluyo.  Percibo y denuncio este déficit desde mi humilde saber pedagógico, que nace de mi formación académica y, sobre todo, de mi experiencia:  un pasado estudiantil y un presente de controladora aérea en calidad de madre de estudiante. Desde este último papel que me toca, el de educadora en casa, soy crítica -así me he expresado varias veces en este blog y en las redes sociales- no ya con las programaciones oficiales del sistema educativo español, sino con las metodologías. Fíjense que me preocupa más el cómo enseñan que lo que enseñan (mientras no se inventen una asignatura tal que la Parapsicología de la chirimoya o similar), si me apuran .

Creatividad: ese don con que nacemos y «la escuela mata».

Creatividad: ese don con que nacemos y «la escuela mata».

¿De verdad es tan difícil?

A mi mortal entender,  organizar unas buenas clases, unos buenos materiales de estudio, simplificar los programas -fuera el tostón y los supuestos pluses que se quedan en empolle del que no sale semilla- para quedarse con esencias envueltas con atractivos, no me parece tan difícil. Quiero creer que algunos centros lo estén haciendo,  o al menos intentándolo. Porque me dan mucha pena nuestros hijos e hijas, víctimas inocentes de la incapacidad de los gestores educativos -Administración y organizaciones escolares-.

Leer más »

Batacazo de la asignatura de Llingua en la escuela concertada asturiana: un botón de la muestra

Ni el 4% de los alumnos de uno de los principales colegios concertados de Asturias ha elegido la asignatura de Llingua el primer año que se cursa obligatoriamente en todos los colegios de Educación Primaria de la región. Las familias la han esquivado eligiendo en su lugar la de Cultura asturiana.

Sobre el Desinterés de las madres y padres por la llingua asturiana ya terapeuticé en otro post hace meses. Entonces tiraba de porcentajes ya publicados para evidenciar ese «desinterés» generalizado y doloroso. No voy a repetir ahora en esta entrada aquellos argumentos, sentimientos y opinión, sólo a compartir unos números reales fresquitos, un botón de esta muestra, que dejan poco lugar para la esperanza en la disciplina que, por primera vez, este curso se imparte obligatoriamente en todos los centros escolares de la región con la poblada asignatura de Cultura asturiana como alternativa.

2014-2015  es el curso en que se aplica la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) para 1º, 3º y 5º de Primaria. La Cultura Asturiana/ Llingua asturiana  (a elegir por las familias) es una de las materias de libre configuración autonómica. La carga lectiva de esta asignatura es de una hora y media semanal.

Huele mal

EL BOTÓN ANUNCIADO.- En uno de los más demandados colegios concertados de una de las principales ciudades de Asturias, solo el 3,88% de los potenciales estudiantes de ese colegio han iniciado la asignatura de Llingua este curso académico, 2014-2015. Dicho de otra manera, ni el 4% de las familias llamadas a poner la crucecita en esa opción la seleccionaron. La socorrida asignatura de Cultura asturiana, cajón más amplio y que ya suena de otra manera, hombreeee, se ha llevado la palma. (Como si en llingua no se estudiase cultura asturiana….). Los «potenciales estudiantes» son 1ª, 3ª y 5ª de Educación Primaria, que es el mínimo que fija la LOMCE y al que se han acogido la mayoría de los centros concertados; hay otros centros -públicos fundamentalmente- que ya de partida han ofertado la materia en toda Primaria.

Leer más »

Retos que nos rejuvenecen

Septiembre nos ofrece una oportunidad para idear y planificar el curso personal con las asignaturas de nuestras inquietudes. Perseverancia o mariposeo (de flor en flor): todo vale. El caso es emprender.  Adultos que todos los años vuelven al cole.

Ahora que está tan de moda eso de que «los 40 son los nuevos 20 y los 50 los nuevos 30» (años; me refiero a la edad) y que las redes sociales arden con comentarios como «estás hecha una cría»  «mejor que nunca» y otras (no se ofendan) pelotadas edulcoradas en plan molamos por la vía Telva que, en sus versiones extremas, revuelven los jugos gástricos, admito que nuestra sociedad ha rejuvenecido. Por dentro, entiéndase, que las hordas de jubilados paseantes que pueblan nuestras ciudades (Dios les dé larga vida y nos permita sumarnos a ellos) no son virtuales.

La Sociedad de la Información, sí, pero no solo ésta (no dejemos a las TIC monopolizar el progreso social), con ella el progreso cultural, educativo y, hay que reconocerlo, de la industria del ocio y la mecha prendida por ese espíritu hedonista que nos impregna, ponen a nuestro alcance -nos estimulan- un mundo de retos y opciones de acción, actividades varias, que emprender y en las que perseverar o por las que volar de flor en flor. REJUVENECEMOS.

Escalando

Rejuvenecemos cuando nos proponemos empresas personales, retos. Que no tienen por qué consistir en escalar el Himalaya o descubrir la prima hermana de la penicilina. Pueden tratarse de pequeñísimos pasitos en nuestro desarrollo personal, que nos generen ilusión, que impliquen el esfuerzo que conduce a la satisfacción por la vía de la conquista. Eso tan viejo de SENTIRSE REALIZADO.

Leer más »

La vida entre comillas

La vida admite y reparte comillas a tutiplén, sin mesura ni piedad. Demasiadas a veces, pienso. Comillas o cursiva, tanto monta-monta tanto o a gusto del consumidor-escribiente. Qué «majicas».

Comillas que aportan infinitos sentidos. Multipliquen el capricho diario de cada sujeto por dos –doble sentido- y nos salen comillas como para poner en entredicho las 377.032 palabras de El Quijote de La Mancha.

El ciclo de la vida admite, y vaya que si admite, comillas.

El ciclo de la vida admite, y vaya que si admite, comillas.

Lo primero que aprende un estudiante de Periodismo es que la objetividad no existe (como tampoco la verdad). ¡Vaya chasco! Las comillas son intrínsecas al sujeto. Las reparten con generosidad individuos juguetones con la semántica, inconformistas, toca-narices, creativos de las letras, insumisos y otras variedades de sujetos muy sujetos.

Leer más »