Anti-futboleros o «haciendo amigos»

Pueden autoengañarse si lo desean, pero el espectáculo del fútbol no es más que un negocio que enriquece a unos pocos y empobrece aún más, por dentro y fuera, a las masas pobres

Si en mi ciudad existiese una famosa entidad dedicada al encaje de bolillos, con miles de seguidores y enorme arraigo local, que saltase a más altura social, sinceramente me daría igual [la hay;  que no me afeen esas señoras el ejemplo]. ¿Por qué? Pues porque quien desde aquí bloguea pasa amplísimamente del encaje de bolillos. Lógica esta expresión de desapego y, por tanto, fácil de entender. Pues el mismo razonamiento puede aplicarse para explicar mi indiferencia ante la subida ayer del Sporting de Gijón a primera división. Mentiría si dijese que me hace feliz o que me alegra la pestaña. NI frío ni calor, solo estupefacción, una vez más y hasta que me muera, ante el fervor que el espectáculo futbolístico (no me lo llamen deporte, porque de lo que estamos hablando no lo es) desata en la gente de todo pelo.

Leer más »

Entrenamiento militar en los gimnasios: ¡Virgen de la Teta al Aire!

Con la de tronados y ociosos -#sineufemismos- que hay entre la población activa –jóvenes y viejóvenes– solo nos faltaba que  los gimnasios y asemejados, dígase centros de talasoterapia, los tienten con un «entrenamiento militar de máxima exigencia». Qué guapo dedicarse a emular los machaques corporales de las pelis americanas de marines. No creo que fuese la idea cuando el poeta Juvenal dijo aquello de «mens sana in corpore sano».

Lo del cuerpo equilibrado de la Grecia clásica queda para el estudio académico (y dentro de poco ni eso, que ya sabemos cómo se las gastan los planes educativos de España). La oferta de los centros deportivos hace tiempo que tienta a individuos con el culo y los abdominales mejor amueblados que la cabeza para que empleen su tiempo y dinero más allá de ese sano equilibrio.

De la mansalva de nombrajos, expresiones y siglas disponibles para bautizar clases de baile y gimnasia –leánse GAP; body confidence, zumba, TBC, ¡yoga infantil!, sport total, danza de la chirimoya eslava (esto es para probar si me siguen),etc.- se ha pasado a excentricidades como sesiones deportivas con apoyos eléctricos que convierten al practicante en hombre/mujer-cable y el bootcamp este de marras (el entrenamiento militar que motiva esta terapia).

sargento

Leer más »

Correr

Correr está de moda. Los tiempos invitan más a «tomar las de Villadiego» que un Martini. El tío bueno del anuncio saldría hoy haciendo running en vez de seduciendo con el vaso de vermú.

Ciertamente, está el ambiente como para echar a correr y no parar. «Nos sobran los motivos» para poner las deportivas a funcionar. El viejo jogging, su vástago footing o la tercera generación del término, el  running, -hablen del que prefieran, que todos son lo mismo- salen barato, que no gratis , porque ya saben, que gratis no hay nada, salvo que uno corra en pelota, que al tiempo… Son buenos para la salud (física y mental) y para la estética. ¿Qué más quiere? Un dos, un dos… ¿A qué espera? ¡Corra!

Corren las mamás barbies;  impecable y ceñido atuendo y resultados a la vista.  Y empiezan a emularlas las mamás Nenuco… con la esperanza (aunque no lo admitirán jamás) de que algún día les sirva la ropa de la Barbie.

Corren los maduritos tipo Baby Born y también los Ken. Más (en número) pero menos (kilómetros y frecuencia) los primeros que los segundos.

running

Los Barriguitas en edad escolar también corren, que la extraescolar de atletismo va engordando filas.

Abuelas de Famosa podrán toparse Udes. con alguna, pero son ejemplares de coleccionista, muy contados. Los abuelos pro jogging  abundan más que sus chicas y muchos de esos runner varones veteranos les dan mil vueltas y les sacan los colores a las barbies y los Ken.

Corren los curritos de jornada partida, al mediodía, si hoy no toca pádel.

Corren los deportistas y los vagos; los sacrificados y los hedonistas.

Corren nuestros políticos y nuestros parados. A ambos grupos les «sobran los motivos», pero los segundos tienen más tiempo por culpa de los primeros.

Corren los del culto al cuerpo y los del culto a la mente (porque parece ser que, ahora, correr fortalece más el espíritu; vamos, que correr y levitar vienen a ser casi lo mismo). Qué bien lo han hecho esos medios de divulgación, pero, sobre todo, el boca a boca.

zapatillas deportivas

No hay perfil de la fauna humana que escape a esto del running. Si Ud. no ha empezado, pida a Papa Noël las zapatillas deportivas, porque aún está a tiempo de despedir el 2013 resoplando y criando agujetas. La San Silvestre es su oportunidad para unirse a la horda de runners que nos empuja. Y si se aplica y pone arte, o se especializa en el salto de longitud, pues igual logra pasar directamente del 2013 al 2015 y evitarse un 2014 que se presenta… como para echar a correr.

¿El ‘otro Sella’ interesa?

Asombroso. Cuatro gatos (y la gran mayoría directamente implicados) entre el público del XX Descenso del Sella Adaptado, domingo 28 de julio de 2013. Menda Lerenda, vieja sellera retirada por mor de la maternidad (pero a punto de volver a ese ruedo, conste), se sonroja por ser la primera vez en su vida que se le ocurre seguir la prueba adaptada.

Objetivo, entonces del pasado domingo, asistir a la cita deportiva antesala de la Fiesta de les Piragües.

Primera fase: búsqueda de información. Tanto las previas de la prensa asturiana como los datos orales recabados directamente en el pueblo dejan bastante que desear. Primera pista de que el evento no genera demasiado interés general. Es solo una primera suposición, una hipótesis (igual no di con las mejores fuentes… Puede ser).

Segunda fase: ya en harina. En ruta. Vamos para allá. Como la información del periódico que utilicé para documentarme no fue muy precisa, pues nadie me libra de un par de vueltillas antes de dar con el punto de llegada del recorrido inicial no competitivo: Llordón. Sorpresa segunda (segundo mosqueo):  ni un coche en el camino, ni un problema para aparcar. Escasas personas (y casi todas ataviadas como organización y colaboradores o con toda la pinta de familiares y amigos de los piragüistas). Solo un medio de comunicación cubriendo la cita. Upsss: va a ser que esto del desinterés olido se torna en desinterés real. Qué pena. Y qué maravilla que nosotros, ajenos al evento deportivo, carguemos las tintas hacia el interés que falta.

 

XX Descenso del Sello Adaptado. Llegada de los piragüistas a Llordón (fin del tramo no competitivo).

XX Descenso del Sello Adaptado. Llegada de los piragüistas a Llordón (fin del tramo no competitivo).

Reacción: sobrepuesta a la triste sorpresa por la escasa afluencia, empiezan a llegar los primeros palistas. Y más y más. Emoción, alegría de ser testigo privilegiado de la superación de estos asturianos y quienes se les han unido desde otros lares para enseñarnos al resto lo que es de verdad deporte. Los ojos se van hacia la ‘adaptación’. Las niñas preguntan: tú les contestas lo mejor que sabes desde la responsabilidad de educar en igualdad, con la mayor naturalidad.

Conclusión: una gran experiencia personal. Un recordatorio necesario de esas otras realidades, distintas a la propia,  pero también tuyas, porque ‘adaptados’ somos todos. La pena, eso sí, pegada al cuerpo, porque tan pocos ‘ajenos’ nos hayamos acercado hasta la cita fluvial a compartir con estos grandes deportistas su día sellero.

Que viva la fiesta de les piragúes, como dice el pregón del día oficial, pero que viva más (porque ellos lo valen) este otro descenso oficioso.

( * Sirva este post de granito de arena para animar a la xente a bajar al río en la XXI Edición del Descenso del Sella Adaptado, a conocerla o ¡a repetir!).