Rosa Valle presenta Sonarás bajo las aguas, novela negra ambientada en Gijón

 

NOTA DE PRENSA 02/12/2017

Rosa Valle presenta Sonarás bajo las aguas, novela negra ambientada en Gijón

  • Quintes y Ribadesella, en Asturias, junto con Zaragoza son otros enclaves de la historia que protagoniza la inspectora de Homicidios Petunia Prado del Bosque, Tunia
  • Crímenes, venganzas, filias sexuales y el sonido como arma de destrucción mundial, en una trama con la música y el agua como hilos conductores
  • El concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Gijón, Esteban Aparicio Bausili, presidirá el acto que dirigirá el abogado penalista José Joaquín García Fernández

Gijón, sábado 2 de diciembre de 2017«Sonarás bajo las aguas» es una novela negra que mezcla otros colores en su paleta para que la luz penetre. Crimen, venganzas, el sonido como arma de destrucción, filias sexuales, pero también amor, la música como máxima expresión de belleza, el agua como principio, energía y fin. Al frente, la inspectora del Grupo de Homicidios de la Comisaría de Policía de Gijón, Petunia Prado del Bosque, Tunia, una mujer apasionada con su trabajo, pero rica en muchos otros frentes, un personaje en claroscuro. Está localizada a caballo entre Asturias (Gijón-Quintes-Ribadesella) y Zaragoza. Su autora, Rosa Valle, la presentará el próximo sábado 16 de diciembre, a las 12.30 horas, en el Centro de Cultura Antiguo Instituto (CCAI) de Gijón. El concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Gijón, Esteban Aparicio Bausili, presidirá el acto. El reputado abogado penalista gijonés José Joaquín García Fernández ejercerá de maestro de ceremonias. Será en la Sala de Conferencias.

La obra está editada y distribuida por la firma asturiana Producciones al Norte.

Periodista de oficio, la escritora ha contado asesoramiento policial para desarrollar las investigaciones de la trama, de manera que el resultado sea verosímil, pero dejando, por supuesto, que corra el aire de la ficción.

El domingo 17 de diciembre Valle presentará la obra en la sede de la sociedad cultural Clarín, en Quintes, con representantes del Ayuntamiento de Villaviciosa. Quintes es otra de las localizaciones de la novela, donde la protagonista vive.

Y junto a Quintes, Ribadesella, patria paterna de la escritora. Su familia es originaria de Sebreño, aldea que también esta obra recrea. Allí la autora presentará Sonarás bajo las aguas el viernes 2 de febrero de 2018, de tarde, en la Casa de Cultura acompañada por la psicóloga Mónica G. Somoano, quien ha colaborado con ella en el trazo de los perfiles psicológicos de los personajes principales.

Leer más »

Asturies: economía de estaciones

«La primavera, la sangre altera». Aquí arriba los únicos que nos alteramos somos nosotros porque la primavera no viene.

La estación ansiada pasa de largo por estas latitudes. Ya lo decía mi güela: n’Asturies, del invierno pasamos directamente al verano. Ansina ye.

La parte positiva de esta ausencia es que nos libramos de la astenia primaveral, la depre y otras chungueras que la de Vivaldi trae consigo para algunos congéneres. En la astenia —eufemismo de «flojera», de «tar gachucu»— no caeremos, pero, en su lugar, nos entra una mala H con este plantón que la primavera nos da….

Primavera en el NortePrimavera en el Norte.

Ahí estamos todos volviendo a sacar el abrigu (que ya habíamos retirado hasta el invierno siguiente) con ese rayín de sol que nos cameló con su rácana caricia. Anda que no somos bobonos ni na por aquí arriba.

Yo creo que a los guajes, en la clase de Llingua, o en la de Cultura asturiana, teníen que enseñay-os que aquí no hay más que tres estaciones: Branu, Seronda e Iviernu.

Y, si me apuráis, y ayúdame el cambiu climáticu a reforzar esto que digo, na más que dos: Branu e Iviernu y puntu pelota.

Somos así de chulos.

Otras reflexiones sobre la primavera en terapia de letras:

Rollito primaveral

 

Viaje al Pozu San Luis con el Ecomuseo Minero de Samuño (Langreo)

Actualizarás tus cifras mineras para quedarte con que, de los 53 pozos mineros que hubo en Asturias, solo funcionan seis. Conocerás la degradante forma en que cobraban estos trabajadores su jornal (la pagaduría), sabrás cómo trabajaba el jefe de máquinas, cómo funcionaban las jaulas, cómo secaban sus ropas…. El Ecomuseo Minero del  Valle de Samuño, en Langreo, te ofrece la oportunidad de poner al día tu cultura en la que fue hace no tanto la principal economía de las Cuencas asturianas, el carbón.

Sistema de comunicación entre el interior y el exterior de la mina.

Sistema de comunicación entre el interior y el exterior de la mina.

En la visita guiada se mezclan con acierto datos históricos, sociológicos, técnicos y económicos, que sumados a la experiencia viajera que la instalación ofrece hacen que las dos horas de la cita se pasen volando a mayores y pequeños.  Si el Museo de la Minería y de la Industria (MUMI) de El Entrego es origen, contacto directo, acción.. el de Samuño es belleza (la del valle y las instalaciones ferroviarias de El Cadavío y de la arquitectura del edificio principal de Carbones La Nueva), aventura viajera (sobre el tren minero que se adentra en el Socavón Emilia hacia el Pozu San Luis) y enriquecedor relajo.

Imágenes antiguas de la minería asturiana.

Imágenes antiguas de la minería asturiana.

Una escapada muy recomendable a un equipamiento museístico que empieza a ser conocido fuera de su entorno (que de eso se trata), gestionado y difundido con cariño.

Belleza del edificio principal de Carbones La Nueva.

Belleza del edificio principal de Carbones La Nueva.

Sirvan estas instantáneas, tomadas este mes de diciembre de 2013, para que pique el gusanillo.

Castillete del Pozu San Luis.

Castillete del Pozu San Luis.

Pozo San Luis.

Pozo San Luis.

Maquinaria.

Maquinaria.

Detalle de la firma americana de la que se abasteció la empresa. Esta máquina tardó en incorporarse por causa de la Guerra Civil Española.

Detalle de la firma americana de la que se abasteció la empresa. Esta máquina tardó en incorporarse por causa de la Guerra Civil Española.

Tren minero del ecomuseo de Saamuño.

Tren minero que sale de la estación de El Cadavíu.

Carpintería

Fragua

Advertencia que se lee en la carpintería.

Advertencia que se lee en la carpintería.

Jaula original expuesta ahora en el exterior.

Jaula original expuesta ahora en el exterior.

Vagonetas expuestas en el exterior.

Vagonetas a la vista en el exterior.

Teverga, escapada con historia y naturaleza para dar en la diana

Es Teverga diana para una escapada familiar completa: historia y hasta prehistoria (véase el controvertido museo), arte arquitectónico (Colegiata de San Pedro de Teverga), rutas de naturaleza (enclave orográfico privilegiado;  Senda del Oso).

La oferta gastronómica y de bares hay que admitir que va justita, aunque hay establecimientos con encanto y loable trato, como La Tasquina, en la capital del concejo, San Martín de Teverga. Luego existe algún lugar de comidas que tiene la fama pero no carda la lana, como Casa Laureano (al menos, la experiencia de estas LETRAS VIAJERAS dejó mucho que desear en ese lugar al que acudimos por recomendación).

Teverga, Pueblo Ejemplar.

Teverga, Pueblo Ejemplar.

También está el, digámoslo claramente, morbillo de conocer las «momias de Teverga», que no son sino los cadáveres milagrosamente momificados (por lo que se infiere de las explicaciones de la guía) de Pedro Analso de Miranda, Abad de la Colegiata y de su padre el Primer Marques de Valdecarzana, que reposan en la Colegiata y reposarán, porque sacarlos de sus dominios pondría en riesgo su conservación.

Momias de Teverga.

Momias de Teverga.

Antaño minera, Teverga es hoy turismo y poco más. Añadir «servicios» sería mucho añadir en una capital donde no está presente ninguna de las principales cadenas alimentarias, por ejemplo. Hay aldeas con mejores infraestructuras que San Martín.

«Teverga, Pueblo Ejemplar»: recuérdenlo. Aún hay carteles, lazos engalanando barandillas y otros detalles – placa sobre piedra incluida- que recuerdan la reciente efeméride principesca.

Busto homenaje a Ramón Argüelles, ex alcalde de Teverga.

Busto homenaje a Ramón Argüelles, ex alcalde de Teverga.

Si la poderosa y odiada, por cuanto abusona (recordemos el derecho de pernada que ejercieron sobre la población, por ejemplo) familia  de Miranda, levantase la cabeza, ¿se sorprendería de la evolución de sus propiedades? Ostentaron el marquesado y dominaron el valle de Valdecárzana y trataron de controlar todo el territorio. Este linaje desapareció en 1834.

Exterior de la Colegiata de San Pedro de Teverga.

Exterior de la Colegiata de San Pedro de Teverga.

Montañas, fuertes pendientes. Valles. Rutas y paisajes divinos. Caminantes, cicloturistas y otros deportistas de fin de semana tienen en Teverga parada y fonda. Varias rutas tejen nudos en el concejo y para los ruteros poco profesionales, pues está la Senda de Paca y Tola, que tanto ha dado a la zona, pero que en noviembre de 2013 está de capa caída, como el resto de la región y el país.

Especial es la visita guiada a la Colegiata. Prerrománico; construida antes del año 1096. Hermosa por fuera, pero más por dentro. Riqueza de canecillos, capiteles… el parcheado claustro. La atracción de los avatares de su historia. Su interrumpida restauración. Y, por supuesto, las momias, de efecto imán con los niños.

Canecillos de la Colegiata.

Canecillos de la Colegiata.

Claustro de la Colegiata.

Claustro de la Colegiata.

Hablar de Teverga obliga a hacerlo del joven Parque de la Prehistoria. Pienso que hay que conocerlo, pese al contrasentido intrínseco a su naturaleza. No deja de ser surrealista estar visitando en su «Cueva de Cuevas» Tito Bustillo y Candamo, cuando los tenemos a tiro de piedra… En fin.  Sus promotores sabrán. Quedémonos con la parte bondadosa; si  dinamiza al concejo y funciona como punto de atracción y foco emisor de cultura y educación, pues bienvenido sea. Desde luego el equipamiento es bello, asequible, activo y abarcable en familia. Aparte sus limitaciones naturales (el contenido es todo artificio), pues cumple.

¿Alojamiento? Hay una oferta maja. Es de justicia hacer publicidad a quien bien te trata y se entrega a su oficio: El Balcón de Agüera, a la entrada de San Martín de Teverga, es una buena opción; se lo recomiendo. Gracias a su gestor, pudimos disfrutar de las actividad de ocio y deporte del programa turístico «Disfruta Teverga».

¿Ambiente nocturno y de bares? Pues, como insinuábamos al principio, más bien poco poquito. No es un sitio para irse de fiesta.  Pueblos asturianos más pequeños que San Martín de Teverga tienen mejor oferta en ese frente.

No nos dio tiempo a confirmar o desmentir la ejemplaridad de este pueblo, pero sí lo disfrutamos. Con todas estas puntadas, concluyo: «Escapada recomendable».

Canecillos de la Colegiata.

Recordatorio del Premio Príncipe de Asturias 2013 «Pueblo Ejemplar».