… tras una tarde de cuento

La pasada semana la terapeuta, en calidad de escritora amateur de cuentos infantiles, acudió a leer los dos últimos de su cosecha a los alumnos del segundo curso de Primaria del Colegio La Asunción, en Gijón. Mi maravilloso público me ha agradecido el cuentacuentos regalándome decenas de dibujos de su creación, con mensajes preciosos que me quedan grandes.

Totum revolutum de dibus.

Totum revolutum de dibus.

No sé estos cuentos obtendrán algún galardón en los certámenes literarios, pero yo ya me considero premiada. Cuando me entregaron el montón de dibujos, me hizo una gran ilusión. He absorbido cada uno con interés y los encuadernaré todos juntos como recuerdo de una preciosa tarde.

Se interesaron, preguntaron y requetepreguntaron, ¡hicieron crítica! y hasta le sacaron algún color al cuento je je. Y ya con las cosas que me escribieron… puff. Que son geniales los niñ@s. Ese pequeño gran público.

Sirva esta entrada para trasladarle mi agradecimiento, humilde autora. ¡Un placer!

Me perdonarán que no traiga aquí los casi 50 dibujos que recibí. Estos son solo una muestra. Todos son estupendos.

Rosa Valle

Escritora y comunicadora, que haya terapia en las letras, su refugio y su esencia. Certezas azules en la mar, en los ríos —aqua summus— y verdes en el monte, las montañas, la natura.