Fuentes

La vida profesional y personal es un surtidor en sí misma. Está plagadita de fuentes, de las que emanan el conocimiento, la información, el money, la cultura… Tan importantes, por tanto, these sources, en nuestro trabajo y actividad diaria.

Mensaje al cerebroAlgunas echan agua a cuentagotas, otras a chorretón; las hay que proporcionan el líquido vital requerido  y otras que empapan al demandante sin generarle provecho; unas te purifican, otras te intoxican… Toda una fauna de fuentes.

Si una fuente es el medio artificial o natural del que emana algo (incluido un sujeto), pues encontramos fuentes allá en el ámbito hacia donde miremos. Algunos tipos:

Fuentes de agua mineral

Dad de beber al sediento.

Forman parte de la arquitectura urbana y rural. Las hay divinas y las hay que traen al recuerdo a la familia del escultor o arquitecto.

A los niños les encantan. Los mayores apenas se acuerdan de que existen a no ser que salgan de caminata.

Fuente de aguaLas hay que han pasado a la historia, mil millones de veces inmortalizadas por la cámara. Frente a ellas, fuentes menos mediáticas pero encantadoras (afortunadas las remozadas por gracia de quien manda):  las que te topas en un camino rural, apartadas de la vista… testigos de emociones diversas, suministradoras de paz.

Fuentes tipográficas

Tipos de letra. Primero mandó la imprenta, luego los vectores. Cada escribiente, por profesión o afición, tiene su tipo. Estas fuentes pueden tener marcados rasgos raciales, aparentar totalmente andróginas, fácilmente inteligibles, pseudojeroglíficas… Las hay reputadas, denostadas; vulgares, elegantes… Igualito que los tipos humanos.

Produccion.15Fuentes informativas

Un periodista vale lo que valen sus fuentes. Las fuentes están en el origen del mensaje informativo en la Teoría de la Información y la Comunicación.

Las hay que suenan (sonido), las hay que se ven (imagen) y otras se leen (datos textuales). El repocker está en la combinación (fuentes multimedia).
Fuentes informativas

Las fuentes personales, personas y organizaciones, pueden ser solventes, competentes, autorizadas, eufemismos que por convención la Comunicación ha instituido. Tirando de maniqueismo y simplificando, podemos dejar el mueble con solo dos cajones: el de las fuentes buenas y el de las malas.

Sin fuente buena, no hay veracidad ni verdad.

A las buenas fuentes, hay que mimarlas (que no comprarlas, porque entonces dejan de ser buenas) para que no se sequen.

Fuentes recipiente

Donde éstas faltan, falta la vida: la vida con dignidad. Más grandes, más pequeñas, más pomposas o corrientonas. Lo interesante es lo que llevan dentro. Bienaventurado el que come todos los días en este mundo tan desigual, que tiene tanto de tanto, pero tan mal repartido.

Fuente recipienteFuentes de luz

El sol y la luna, pero también fuentes más prosaicas que los astros inspiración de poetas, como una fea lámpara, son nuestras fuentes luminosas. Hágase la luz, huid de la oscuridad.

Código fuente

Las fuentes en que  nuestros informáticos beben. El código fuente de un programa software es un conjunto de líneas de texto con las instrucciones que el obediente computador  debe seguir  para ejecutar ese programa. A los informáticos que construyen estas fuentes se los llama programadores.

El código fuente da vida a las aplicaciones, las dota de alma. Hay aplicaciones con y sin alma (que no desalmadas; pubriñas, inanimadas ellas: desalmado el programador que lo sea).

De éstas no hay fuentes únicas; cada lenguaje de programación emana de una fuente diferente:

  • Tenemos las más primitivas: el lenguaje-máquina, para comunicarnos directamente con el núcleo del sistema. Una sucesión de códigos binarios, de lectura imposible para los humanos.

Código y ordenador

  • Lenguaje ensamblador, simplificación del anterior,  que ameniza nuestra  comunicación con el computador.
  • Lenguajes de alto nivel, de digestión e interpretación mucho más amigable. Los hay especializados en infinidad de propósitos: consultas, entornos web, lógicos, matemáticos, etc., que no dejan de enmascarar la comunicación real con la máquina, quien, cabezona, solo entiende un único lenguaje. Son aquellos que tratan de asemejarse al lenguaje de las personas: una vasta gama según nuestro fin.
  • Incluso hay lenguajes capaces de generar código ¡por sí solos! Son los lenguajes rad (raid application development).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *