Crecer

Cada día que transcurre crecemos. Es evidente, objetivo, inevitable, necesario, matemático. Con el paso inexorable del tiempo, crecemos. Claro. Pero también con las experiencias, los errores, los aciertos, los sentimientos, la enfermedad, las alegrías. Hay un crecimiento bueno (*), el que nos rejuvenece, y un crecimiento malo (*) o menos bueno, el que nos envejece. En nuestro carácter, pero también en nuestra voluntad, está el cargar más las tintas hacia uno o hacia otro. Puestos a crecer, tendamos al bueno, ¿no? En lo que de nosotros dependa, claro. Carácter y voluntad. Trabajo cuerpo adentro.

Ante una dura experiencia vital alguien me dijo: “Así crecemos”. Pues vaya gracia, crecer a malos tragos. Es lo que hay. Pericia para encajar el golpe y sustituirlo por pensamientos y emociones positivas, avance hacia delante.

Creciendo.

Creciendo.

La vida plena es un crecer equilibrado: fifty-fifty crecer del bueno y del malo, rejuvenecer y envejecer a cada paso. Ley de vida. Tener por objetivo solo el crecimiento bueno pues es pensar en rosa y el pensamiento es arco iris por naturaleza.

Por ejemplo…

Crecimiento del bueno (rejuvenecemos): cuando somos padres (ojito, que esto también envejece ;-)), cuando nos enamoramos, cuando nos realizamos como personas y como profesionales, cuando hacemos el bien, cuando disfrutamos con las cosas buenas de la vida.

Crecimiento del malo (envejecemos): con la enfermedad; con las crisis, desgracias y desvelos vitales; con las cosas feas de la vida y también con alguna buena pero peligrosa vivida desde el exceso.

Bienaventurado el que crezca en equilibrio mediante una estrategia planificada y bienventurado también el que alcance ese equilibrio por puro azar. Lo segundo es fácil y no implica trabajo personal, pero… es encomendar nuestro crecimiento personal a la lotería. Me quedo con la estrategia. Estrategia día a día para crecer con pena y con gloria: plenitud.

(*) Casi nunca «bueno»/ «malo» son expresiones acertadas para definir nada, salvo que uno converja con la dualidad de Maniqueo.  Me he permitido utilizarlas en este post con cierta alegría. Tómense con amplitud y alfileres.

2 comentarios en “Crecer

    • Claro ;-) Pensar genera crecimiento del bueno, pero también del malo… La clave está en sabr sustituir en nuestro interior los pensamientos del crecimiento que envejece por los pensamientos del crecimiento que rejuvenece… Dicen los que saben de psicología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *