Terapia de letras

Terapia literaria

Llueve

Aptas para largos tristes,
las balsas que desborda
esa niña que no quiere ver.

Veteranos de la pena,
íntimos de la impotencia,
violados por Frustración,
esos ojos tristes.

Mar azul maltratado,
río verde recrecido,
negra noche en la que llueve.

El pañuelo acallar su llanto
no quiere.
Le gusta verla regar,
regar la vida con miradas taciturnas,
el camino con temor y peso,
el más allá con deseo de paz.

Nunca secarán tus ojos,
nacida para llorar.

Ruta guiada con Rosa Valle y Tunia Prado el 27 de abril en Gijón: ¿te apuntas?

Ruta guiada con Rosa Valle y Tunia Prado el 27 de abril en Gijón: ¿te apuntas?

Las rutas literarias están de moda. Gijón está de moda. La lectura es siempre moda. Y Tunia no se tiene por rancia. La jefa de Homicidios de la Comisaría de Policía de Gijón, Petunia Prado del Bosque, Tunia para sus lectores, protagonizará el próximo viernes 27 de abril, a las 18 horas,  un recorrido guiado por algunos de los escenarios gijoneses de la novela, ambientada a caballo entre Asturias y Zaragoza. El punto de encuentro será la Comisaría de Policía Nacional de Gijón.

Es una iniciativa de la red municipal de bibliotecas del Ayuntamiento de Gijón, que agradezco enormemente a sus organizadoras. Me consta que están trabajando a contrareloj para sacarla adelante.

Forma parte de la actividad tejida con motivo de la celebración del Día del Libro, a partir del próximo 23 de abril y durante toda la semana. La efeméride bien lo merece.

Continuar

El equilibrista

Llegó al circo Virtud
con su ejercicio perfecto,
su corte de dramaturgo
y sus costuras de acróbata.

Contrincante conocido,
inofensivo,
poco caso le había prestado la gravedad,
indulgente, la fuerza madre,
con sus fluctuaciones de mortal.

Su carcasa, aliada del alambre,
concubina de la suerte;
sus páginas interiores, campo minado,
marco de destrucción
entre presiones tan opuestas como iguales.

En la batalla íntima del funambulista,
ganaba la oscilación.
Y, mientras, los pies,
expertos transeúntes del estrecho camino del medio,
ajenos a esa traición.

Nunca habría en Virtud
un equilibrista más hábil
ni más desequilibrado.

equilibrista

La cruz del diablo

Se le partió el alma en dos mitades igual de asustadas.
No quiso el cuerpo perderse la fiesta y se puso a gritar.

Con su llanto tiñeron las vísceras de rojo, verde y amarillo
la bandera de los viejos esclavos.

Las pestañas pesaban como a Atlas el cielo;
manos como flan buscando mesa.

En vano trató de volverse gas,
gas residuo, sin consistencia letal.

En vano trató de volar,
desnuda sobre las montañas,
con piedras sobre la mar.

La mitad grande sangraba,
sangraba sin parar.
Cortada para titán, la pequeña taponaba el corte,
baldía su voluntad.

Aquel día la celeste tornó a negro
antes de hundirse.
El infierno, sustituto, ambas mitades tragó.

Las paredes segregaron una pena marrón.
Con ella, el diablo una nueva cruz talló.

Hoy le he visto descender,
para dejarlas en esa otra casa
… sobre esa cuna.

«Rosina o la neña de la Casa Azul»

«Rosina o la neña de la Casa Azul»

Vuelvo a emocionarme, al transcribir estes lletres que Reyes Ugalde, amiga, vecina y compañera de la Sociedad Cultural Clarín de Quintes, me escribió para presentar el pasado diciembre de 2017 “Sonarás bajo las aguas” en la sede la entidad en el pueblo mariñán. Algo he hecho bien para recibir este cariño. Cómo añoro aquellas liturgias mías que describe con verbo limpio, directo y cariñosísimo en esta crónica del recuerdo. Gracies, Reyes. Gracias, amigos de Quintes. Qué buen lugar encontró Tunia para llevar su nido.

«Hoy Rosa viene aquí como escritora, pero, para nosotros, los del pueblu, ella ye la nuestra Rosina.

La neña de la Casa Azul, al lado del bar Casa Lalo. Aquella que, con alguna caja de mudanza aún por desembalar, se enteró de que la Sociedad Cultural del pueblu renovaba junta directiva y aquí se presentó a echar una mano.

Al mismo tiempo, su hija Deva empezaba a dar sus primeros pasos en el baile asturiano con el grupo Les Xanines de Quintes. Coordinó durante años el Concurso de Relatos Cortos Leopoldo Alas Clarín de Quintes.

Presentó nuestros actos. Se disfrazó de pitufa, de bruja… No dudó en subirse a lomos de un burro y ser la Virgen María de nuestro Belén Viviente.

La encontrábamos por les caleyes de Quintes haciendo footing con su cinta de rayas o andando en bicicleta o tomando la cervecina en algún bar o dándose un bañín en la playa España.

Continuar