Paz del Castillo: así toca la naturaleza

No es el piano mi instrumento favorito, pero hay una intérprete (y compositora) que lo ha colado en mi vida, en mi coche, para ser más exactos, mi actual discoteca. Se llama Paz del Castillo y desde esta Musicoterapia os recomiendo escucharla.

La música de esta llanisca de adopción fluye, literalmente. Fluyen sus temas del teclado hacia el alma como el agua lo hace por las playas de Llanes o los ríos del Oriente asturiano; como la brisa juega con los árboles del bosque, haciendo bailar  las hojas. La interpretación de Paz del Castillo es naturaleza en estado puro. Al menos, así yo la siento. Inyecta el agua, el viento, la luz, directamente en mis venas, baña mis sentidos y se filtra hacia dentro. Envuelve y esponja el espíritu.

Las manos de Paz, al piano.

Las manos de Paz, al piano.

Sus composiciones representan más que disfrute. Transmiten la certeza de la belleza. Unas más sosegadas, otras más intensas. Puro manantial, unas; tensión liberada, otras. Tras ellas hay historias, momentos vividos, sentimientos de la autora que el oyente, a tientas, decodifica para convertirlos en sus propias historias, su propio tiempo, sus propias emociones.

Leer más »

Metrónomo

El metrónomo «permite al músico mantener un pulso constante al ejecutar una obra musical». Los estudiantes ponemos «el grillo», como dice mi profesor, interiorizamos el ritmo que los «bip-bip» marcan y, luego, hacemos lo que nos da la gana  -ja ja-, ya se sabe… o para lo que nos da la mano. Pensaba yo un día de estos, mientras el grillo y yo hablábamos, que las personas deberíamos disponer de un metrónomo para ejecutar la vida, de tal manera que programásemos por la mañana la velocidad para la jornada (¿«negra= 65», por ejemplo?) y a funcionar: «un-dos», «un-dos, un-dos», así todo el tiempo, siguiendo la misma cadencia, un ritmo fijo que nos blinde frente a los vaivenes, bajones, subidones, sorpresas y exabruptos que el día a día trae.

Metrónomo clásico.

Metrónomo clásico.

Conduciríamos por las autopistas de la existencia como autómatas de alta precisión, cada uno a la velocidad marcada, que no sería única, claro está (la diversidad, ya lo ven, quedaría garantizada). Nos ahorraríamos muchos desgastes y disgustos. Algun@ estará pensando que también alegrías; esta historia tiene su peaje, claro.

Leer más »

Algunos menos

«Mucho más que dos» sin Manolo Tena ni Antonio Flores

«Solo le pido a Dios que la guerra no me sea indiferente, es un monstruo grande y pisa fuerte toda la pobre inocencia de la gente». Mientras cantaba esta mañana a grito pelado esta canción-lema en el coche camino del trabajo y se me removían las entrañas, sentía la pena de que uno de sus intérpretes, Antonio Flores, se nos fue. Y no de viejo, sino como consecuencia de su encuentro con las drogas. Después, en el mismo CD escucharía cantar a Manolo Tena, que se marchó esta semana y también bebió de esa fuente letal.

Imágenes del libro de canciones interior del mismo CD.

Imágenes del libro de canciones de «Mucho más que dos».

El CD que los reúne y tengo en mi disquetera es Mucho más que dos. Recuerdo el fervor con que nuestras jóvenes emociones acogían a Ana Belén, Víctor Manuel y su tropa en el Palacio de los Deportes de Gijón allá por (¡ozú!) 1994. En él, entre otros temas míticos del matrimonio y sus amigos, está el dedicado a Marilyn Monroe, de Manolo Tena, Manolo Pena, como lo llamaba mi  hermano para meterse conmigo en plena devoción mía por el cantante de la voz carrasposa que, entre otros males, tenía la moto estropeada y un perro que no ladraba. Claro está que a mi hermano mayor de manual, Tena, con esas letras, le  ponía la chifla en bandeja.

Leer más »

El oboe: cisne del viento madera

Un docente y músico a quien estimo me advirtió una vez de que «el oboe es un lobo con piel de cordero»; eso sí, «precioso» y distinguido dentro de la orquesta o la banda. Está claro que este instrumento no pasa desapercibido dentro del conjunto.

Por su parte, una oboísta amantísima, igualmente estimada por esta terapeuta de palo, me animó a no tenerle «miedo» a este carismático del viento madera. Algunas de sus certezas y sensaciones reveladas forman parte de esta musicoterapia que dirige su batuta hacia el oboe.

Oboe

Leer más »

Los Miserables: «Mamá, quiero ir a ese casting»

Las niñas quieren ser princesas…. Y también cantantes… y bailarinas.

Jugando con el Estudio de Televisión de las Barriguitas una niña pequeña pregunta a otra menos pequeña:

-¿Qué es un «catin»?
-Pues donde te presentas para poder ser cantante.
-Ah.
Estudio de TV de las Barriguitas, con el área para castings al fondo.

Estudio de TV de las Barriguitas, con el área para castings al fondo.

Por ahí van los tiros. Un casting es, según el Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española (RAE), una «selección de actores o de modelos publicitarios para una determinada actuación».

Leer más »

Paula Rojo: música transgeneracional con historia

Un día no muy lejano, una rancia a la par que descreída en cuanto al panorama musical actual se refiere se descubrió tocada por una vocecilla que cantaba profundidades juveniles, historias musicadas, que es lo que hacen los cantautores;  le hizo diana. Tanta que se enganchó a la intérprete y la invitó a su coche, en cuyo aparato musical el CD pirata (que suena a rayos y repite y le faltan canciones) comprado a un inmigrante africano tiene un lugar privilegiado.

A partir de ahí Paula Rojo y yo viajamos juntas al trabajo y otros lares rutinarios casi siempre. Sorprende como esta mocina de Oviedo (1990) criada en Mieres puede tocar las teclas del existencialismo, la nostalgia y otras revelaciones vitales de la generación anterior. Ante otros cantantes juveniles un madurito siente pasividad; si acaso se deja inundar por su ritmo, pero lo de esta chavala penetra.

Portada de «Érase un sueño».

Portada de «Érase un sueño».

Leer más »

La trompa, esa amiga seductora

Seguramente el vecino de un aprendiz de trompa crea escuchar la sirena del Titanic a punto de irrumpir el megatransatlántico en su cocina. Pero no. En realidad la trompa, bien tocada, es un instrumento de rico y expresivo timbre, doctorada para emitir tanto sonidos suaves y dulces, tranquilos y misteriosos, como ásperos y duros, poderosos y majestuosos.

La trompa o corno francés no es un instrumento retorcido más allá de su figura, aunque esta melodiosa emisora tiene su punto díscolo, hembra de difícil dominación y sofisticado disfrute.

Libradas las primeras batallas, cuando el training al que se ha entregado el pretendiente empieza a dar frutos, la dama del viento metal comienza a regalarle, de forma salpicada, alguna sonrisa; algún prometedor trino, esperanza de que el idilio puede acabar en boda o en amor verdadero, no siempre sinónimos.

De las cacerías a la orquesta

Esta chica alentó y alertó en la guerra y en las cacerías: coraje y motivación. Porque la trompa se desarrolló a partir del cuerno de caza.

Tompa moderna.

Tompa moderna.

La orquesta le dio la bienvenida a esta dama en Italia, en la segunda mitad del siglo XVII . Los compositores italianos se atribuyen el haberla incluido en las partituras. Pasado barroco de nobleza, realeza y hasta divinidad.

Se le añadieron tonos en el siglo XVIII y válvulas a principios del XIX.

La trompa moderna -con un tubo de unos cinco metros, válvulas incluidas- es un instrumento transpositor, palabra que no acepta la Real Academia de la Lengua (RAE), pero que los músicos entienden perfectamente. Quiere decir que el corno está afinado musicalmente en Fa, por lo que su música está escrita una quinta más alta que el sonido real.

Puente en la orquesta

No es la trompa una chica del montón en la orquesta: se la reclama y estima, como lazo de unión entre cuerda, viento madera y metal. La razón es su versatilidad: el corno puede sonar débil y hacer pandilla con las cuerdas y maderas, y también puede sonar metálica y agresiva y juntarse a las trompetas y trombones.

No es una especialidad estrella entre los chavales que entran al Conservatorio, eclipsados por la fama del piano, el violín y otros instrumentos mitificados, pero la trompa goza del respeto y cariño de los músicos de todos los palos. La escasa demanda de la trompa en la formación reglada en edades tempranas, deja la puerta abierta para los adultos, que tienen la suerte de presentarse a e iniciar relación con un instrumento que, en la mayoría de los casos, nunca hubieran imaginado que acabaran tocando.

No olviden que las fiestas que no se buscan, sino que surgen… son las mejores ;-)