Terapia de letras

Autor: Rosa Valle

Setiembre

Eres mes de libros sin alas, de falda plisada, de días acortados, de agenda con texto, de cuenta con tiritona. Eres mes de reencuentros con quehaceres largos. Setiembre es invierno encubierto.

Eres el mes que se traga el verano, que barre la arena, que enfría el sol, que borra el color de la piel, que pone el reloj en hora, que guarda los cacharretes y la tumbona. En tu versión más benévola, llegas consentidor, haces vista gorda. En tu versión sin chiquitas, vas por el libro desde el día 1.

Me gustabas más, setiembre, cuando eras vacaciones, las aulas aguardaban el asalto de octubre o eras espacio viajero. Cuando tus aguas me bañaban y me regalabas tiempo para tu sol.

Estás más flaco, menos cariñoso y más justiciero. Cada año te quiero un poco menos.

#verano #setiembre

Setiembre en el norte.

Setiembre en el norte.

Otras terapias sobre setiembre:
Setiembre o «malvenido, invierno»
Ayer y hoy de la vuelta al cole

Tú conmigo

Larga vida al libro.

Asomé al mundo
y alguien lo registró en un libro.

Desde mis primeros recuerdos,
junto a mi almohada.
Compañero en mis noches:
ángel y amante.

Tuve hambre
y me zampé sus letras.
Dulces, agrias, insípidas…
He probado de todas.

Sentí sed
y la sacié con sus conocimientos.
Algunos colocaban.

Busqué un porvenir
y allí estaban ellos,
los libros,
herramientas.

A mi alma tocaron desamores,
lutos y otras penas.
Me salvó mi terapeuta de celulosa,
paño de lágrimas,
medicina, mago.

De mi vida nacieron otras.
Había que escribirlo.
¿Dónde mejor que en sus páginas?

Llegaron a ocupar,
dentro de mí, tanto sitio,
que alguno quiso salir.
Y lo hizo.

¿Y en la despedida?
Dejadme arder con uno,
para que sus cenizas,
fundidas con las mías,
se lleven el frío.

Yo me iré,
pero él SE QUEDA.

Todavía va a tener arreglo
el mundo…

 

 

 

Notre Dame

Llora el Sena.
Llora la Cité.
Llora el Pueblo.

Tiznado de dolor,
Quasimodo se balancea entre el fuego.
Esmeralda, gitana buena,
acuna su pena.

Sopla Nuestra Señora
y las llamas tornan en polvo,
rojo da en negro.

Alivio en la santa misa.
No hay sitio
para la alegría
en los bancos de madera.

Renacerás, Notre Dame.
Víctor Hugo,
desde las nubes,
volverá a bautizarte
en tu nueva era.

Palabras

Somos amigas desde que mi memoria alcanza. Desde nuestros primeros escarceos nos llevamos bien. Ellas se han dejado y yo he aprendido a juntarlas con algún acierto. De esa orgía he hecho oficio. Palabras.

Dicen que las lleva el viento, pero al aire las palabras no le interesan. Se las llevan personas sin escrúpulos, cerebrales manipuladoras, gregarias del fin que justifica medios.

Por culpa de esos individuos violadores de palabras, hemos aprendido a desconfiar de ellas y a creer solo en acciones. Hechos y no promesas. Ejecución y no poesía.  Pruebas y no compromisos.

Quienes hacemos uso blanco de las palabras entristecemos con su corrupción y desprestigio. En la era de Internet, del Whatsapp, de las redes sociales, las palabras se llenan de inmundicias, pan para un bocadillo de emoticonos, esos dibujitos perversos comodín de e-mociones.

Palabra:¿quién hoy la tiene?